Placas Solares en mi Comunidad ¿Por dónde empezar?

Cada día vemos más y más instalaciones solares en nuestras ciudades, casas y empresas. Y es que no es para menos, la energía solar está de moda y tiene su explicación:  la progresiva reducción del precio de los equipos, se une a las ayudas que ofrecen las administraciones para impulsar las renovables sumado a que desde abril, por fin, queda regulado el autoconsumo con notables ventajas para el consumidor medio. Todo esto ha conseguido recortar sustancialmente el periodo de retorno de la inversión convirtiendo la energía solar en una apuesta de lo más rentable y segura.

Si a todos estos beneficios, además, le sumamos el hecho de que a raíz del RD 244/2019 queda regulado el autoconsumo compartido encontramos el escenario idóneo para impulsar una transición energética, ahora sí, en manos de las personas. La mencionada regulación es el primer paso para que las comunidades de vecinos puedan elegir reducir su factura de la luz además de contribuir a la protección del medio ambiente; generando y consumiendo su propia energía renovable. Sin embargo, sobre el papel es mucho más fácil de entender y ahora nos queda ponernos manos a la obra para convertirlo en una realidad.

En el momento en que un vecino de un bloque de pisos decide apostar por la energía solar para el autoconsumo en su vivienda ¿qué pasos debería seguir?, ¿por dónde empezamos a negociar?, ¿cómo es de rentable?,¿me podrán dar un presupuesto con el que ir a convencer al resto de vecinos? Estas y otras preguntas son las que esperamos queden resueltas con este post que traemos tan calentito como el verano que estamos pasando.

¿Es posible llevar a cabo una instalación fotovoltaica en mi bloque de pisos?

Se trata de la primera pregunta que debemos hacernos a la hora de encarar una instalación de estas características. No en todas las azoteas es posible instalar placas solares, tanto por problemas de espacio, como por problemas de ubicación. El lugar ideal para una instalación con placas solares (ya sean fotovoltaicas o híbridas) es aquel en el que los rayos del sol pueden incidir perpendicularmente durante el mayor tiempo del día posible. No obstante, el hecho de que en la propia azotea no sea posible colocar placas solares no debe hacernos tirar la toalla. La ley establece 3 posibilidades diferentes a las que nos podemos acoger para llevar a cabo el autoconsumo compartido:comunidad de vecinos

  • Compartir el mismo edificio residencial, instalación de placas solares en la azotea compartida de nuestro edificio.
  • Instalación en el edificio contiguo, en un radio de 500 m; en donde la instalación se ubicaría en el edificio vecino.
  • Compartir 14 dígitos de la referencia catastral, en donde la instalación se colocaría, también, en un edificio vecino.

¿Cómo llegar a un acuerdo con mis vecinos para instalar placas solares en mi comunidad?

Para llevar a cabo un proyecto como el que estamos hablando todos tendremos que tener en cuenta que se trata de un proceso largo en el que deberemos tener altas dosis de paciencia, por lo que intentaremos no desgastarnos por el camino. Las conversaciones previas con el vecindario son esenciales por lo que armarnos con los argumentos adecuados, descritos a lo largo de esta entrada, dará valor a nuestra idea.

Para empezar, basta con que un tercio de los propietarios vote a favor de colocar la instalación en la cubierta común. Aquellos vecinos que no quieran formar parte de la instalación colectiva no están obligados a participar, ni tienen porqué implicarse. Según la LPH el acuerdo debe ir recogido en acta de Junta (extraordinaria) de Propietarios, convocada por petición del presidente o un cuarto del total de los propietarios. El voto podrá ser delegado por escrito, por lo que un dossier con las votaciones de un tercio de los vecinos adjuntado al acta valdrá para dar por aprobada la propuesta.

Una vez sabemos cuántos vecinos van a querer participar en la instalación de autoconsumo compartido es el momento de contactar con la empresa instaladora (este paso puede darse mientras andamos con las conversaciones previas). La empresa instaladora necesitará una serie de datos acerca de la localización del edificio, las condiciones de la azotea, el número de vecinos interesados en participar y sus consumos, número de pisos… una vez queden claros estos datos, la empresa podrá llevar a cabo un estudio solar que, tras una visita, podrá presentaros en forma de presupuesto. No os olvidéis que desde EndeF llevamos a cabo todo el proceso desde el diseño de la instalación, la propia instalación y la legalización, incluidas conversaciones con la comercializadora si fuera necesario.

Y…¿El reparto de energía?

A estas alturas del proceso nos preguntaremos ¿cómo voy a hacer el reparto de energía? Bien pues en un principio queda abierto a la decisión de los vecinos interesados, si se llega a un acuerdo de repartición no hará falta acudir a la ley. Será en caso de que no se llegue a un acuerdo cuando atenderemos a la regulación en donde el reparto se hará según la potencia contratada en cada una de las viviendas. Ésta decisión de reparto podrá cambiarse una sola vez al año, cuando se informe a la comercializadora de tal decisión.

Medidores para placas solares¿Cómo se mide la energía que generamos y consumimos?

Para poder medir tanto la generación de nuestra instalación como los consumos propios de cada vivienda, junto a la nueva instalación deberá instalarse un nuevo contador. Este contador medirá la energía generada por la instalación comunitaria fotovoltaica. Ya en nuestro hogar, el consumo que tengamos cada vecino será medido por el contador que todos tenemos instalado en nuestras casas. De la diferencia entre la parte proporcional que hayamos acordado que nos toca de la energía generada y la energía consumida encontramos la cantidad de energía que vamos a verter, o lo que es lo mismo, la cantidad de energía que nos van a compensar.

¿Es rentable una instalación de autoconsumo compartido?

Es importante tener claro y entender que nuestra propuesta gira en torno al autoconsumo compartido enganchado a la red eléctrica. Lo que significa que en nuestra factura de la luz veremos notable o totalmente reducido el gasto variable (relacionado con la energía consumida), pero siempre vamos a tener que hacer frente a los gastos fijos (relacionados con la potencia contratada). Será la comercializadora la que decidirá el precio al que pagas la electricidad y el precio al que nos la compensa.

Si esta comercializadora es regulada los precios se fijarán oficialmente. En el siguiente enlace podrás ver cada día su variación (https://bit.ly/2SzwFNQ). No es recomendable pensar que con una instalación sobredimensionada podremos dejar de pagar por la electricidad o fantasear con hacer negocio con nuestra instalación. Para poder hacerlo se necesita otro tipo de instalaciones que se acogen a otro tipo de regulación.

Autoconsumo compartido en números

En estos momentos llevar a cabo una instalación de estas características es posible, viable y muy rentable. Con la compensación en la factura de la luz podremos recuperar nuestra inversión en aproximadamente 6 años. Lo que implica 19 años restantes (después de este tiempo seguirá funcionando pero algo peor) de ahorro, responsabilidad y generación de tu propia energía. Se trata de contribuir a una transición energética asequible, de manera conjunta y en manos de las personas.

Paso por paso: el proceso para instalar placas solares en azotea comunitaria

Para cerrar esta entrada y a modo de resumen vamos a ver, a continuación, qué pasos y en qué orden proponemos encarar el deseo de instalar placas solares en tu comunidad:

  1. Descubrir si mi azotea es adecuada para hacer una instalación para autoconsumo compartido. (Para saberlo podemos contactar con EndeF u otra empresa de soluciones solares de confianza).
  2. Descubrir si mis vecinos estarían de acuerdo en instalar placas solares en la comunidad para autoconsumo compartido: Iniciar conversaciones.
  3. Explicar a mis vecinos los beneficios de una instalación de paneles solares para autoconsumo. (Para este paso y para resolver posibles dudas, también podemos ayudarte desde EndeF)
  4. Presentar al presidente y registrar en acta el acuerdo firmado por (mínimo) un tercio de la comunidad.
  5. Ponernos en contacto con EndeF o la empresa instaladora que pueda hacernos el diseño del proyecto.
  6. Recopilar datos y facturas y pasarlos a la empresa que se va a encargar del estudio solar o proyecto.
  7. Acordar y llevar a cabo las visitas necesarias para completar el estudio solar.
  8. Cierre y presentación del presupuesto.
  9. Aceptación del presupuesto.
  10. Fijar cita para comienzo de instalación e instalación de paneles fotovoltaicos o híbridos.
  11. Presentación del boletín, con legalización y aviso a la comercializadora incluido.
  12. Empezar a ahorrar en tu factura de la luz a través de la generación y consumo de tu propia energía.

Ejemplo placas solares en comunidad de vecinos

Con esto cerramos este post que esperamos haya resuelto algunas de las dudas con las que cada día nos llamáis a preguntar. Por último recordaros que en EndeF estaremos encantados de asistiros en este proceso en el que nos encargaremos de todo, desde el diseño a la legalización pasando por la instalación y el suministro de materiales.

Si estás interesado en obtener más información sobre el autoconsumo compartido y las opciones de las que goza tu comunidad de vecinos, no dudes en contactar con EndeF… ¡Estaremos encantados de atenderte y asesorarte!

 

Por |2019-07-24T13:12:18+00:00julio 24th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Placas Solares en mi Comunidad ¿Por dónde empezar?

About the autor: