Auditoría energética: Todo lo que necesitas saber

Bienvenidos a un nuevo capítulo de «Energía solar para principiantes» donde hoy os hablaremos de una sencilla herramienta que empresas y comunidades de vecinos tienen al alcance de su mano para conseguir ahorrar en energía y, por lo tanto, en dinero: la auditoría energética.

A lo largo de esta completa guía descubrirás todos los detalles qué hay detrás de una auditoría energética y cómo puedes sacarle todo el beneficio posible desde hoy mismo.

auditoría energética

Oye…¿Qué es esto de una auditoría energética?

De manera muy clara y resumida, una auditoría energética es el estudio en profundidad de un edificio, ya sea residencial o no, con el objetivo de dar a conocer una serie de oportunidades de ahorro y eficiencia energética. Sencillo, ¿no lo crees?

Dicho de otra manera, se trata de la elaboración de un plan de acción, surgido a raíz de un estudio previo, en el que se proponen distintas medidas que podrían aplicarse en un edificio para que el consumo energético sea menor y más eficiente. Como ya hemos repetido en otras entradas anteriores de «Energía Solar para Principantes», la mejora y ahorro en el consumo energético repercute directamente en el ahorro económico.

¿Dónde y por qué tiene sentido realizar una auditoría energética?

Aunque existen multitud de distintos escenarios donde una auditoría energética tiene cabida, la respuesta a esta pregunta se puede contestar de una manera muy rápida y sencilla: Una auditoría energética tiene sentido en todos aquellos lugares donde exista un alto consumo energético y donde exista un gran potencial de ahorro, tanto energético como económico.

Dado el amplio abanico de posibilidades que surgen, en EndeF lo queremos reducir al mundo de la empresa y a las comunidades de vecinos por los siguientes motivos:

  • Por lo general, son los escenarios donde más energía se consume. Esto hace que, irremediablemente, el potencial de ahorro sea, en muchas ocasiones, enorme. Las empresas, aunque variará sustancialmente en función de la actividad comercial desarrollada, necesitan del uso constante de energía para el desempeño de su actividad. Por su parte, las comunidades de vecinos, generalmente compuestas por multitud de vecinos con hábitos completamente distintos unos de otros, hacen uso de la energía 24 horas al día.

 

  • Dada la naturaleza de cada una, la inversión a realizar para conseguir una auditoría energética es irrisoria. En el caso de las empresas, el gasto necesario apenas supone nada; más aún cuando el posterior ahorro económico va a favorecer la propia competitividad de la empresa. En el caso de una comunidad de vecinos, dividir el coste de la auditoría energética entre todas las viviendas que conforman la comunidad supone una derrama tan pequeña como irse una tarde a tomar unas cañas y unas tapas. Para estos casos, el coste de llevar a cabo una inversión energética queda amortizado, por término medio, con los ahorros resultantes de los 5-6 primeros meses a partir de la puesta en marcha del plan de acción

 

  • Al ser escenarios de considerable magnitud, las medidas a incluir en el plan de acción son muy diversas. Desde pequeñas acciones sin coste hasta otras donde surge la necesidad de invertir para su implementación, las medidas propuestas se ajustan en todo momento a las necesidades y recursos con los que la empresa o comunidad de cuentan.

Además de todo esto, cabe destacar aún por encima de todo lo anteriormente comentado que realizar una auditoría energética supone apostar por la responsabilidad social, por el cuidado del medioambiente y por una gestión eficiente de los recursos de los que disponemos.

¿Cómo se realiza una auditoría energética?

certificación energética

Es normal que, una vez se conoce en qué consiste una auditoría energética y todos los beneficios que esta reporta, surjan dudas de cómo llevarla a cabo y quién te puede ofrecer el mejor servicio. Desde la perspectiva del cliente, se trata de un proceso sencillo en el que, únicamente, tendrá que facilitar el acceso a las instalaciones y a los datos pertinentes.

Aunque como se dice por ahí «cada maestrillo tiene su librillo», a la hora de realizar una auditoría energética, todos los auditores procedemos prácticamente de la misma manera siguiendo ciertos pasos o etapas. Una vez hayas elegido al auditor que prestará el servicio, que se detallan a continuación:

1. Planificación y obtención de los datos

En esta fase inicial, como su propio nombre indica, se planificarán las fases, tiempos y objetivos a cumplir durante todo el proceso. Para ello, el punto de partida pasa por la recopilación de toda la información referente al edificio, tanto de aspectos constructivos como energéticos.  Esta fase inicial se divide en distintas subfases:

1.1. Entrevista y recogida de información

Encuentro inicial entre los responsables del edificio y auditores energéticos para una primera recopilación de información y planificación de la hoja de ruta a seguir a lo largo de todo el proceso. Ya en esta primera reunión resulta de especial importancia el conseguir el mayor aporte de información posible; facilitaría así la labor posterior de análisis.

1.2. Inspección visual

Con el fin de que el auditor se haga una idea previa del estado de las instalaciones, resulta importante que ,ya en la primera fase del proyecto, se pueda realizar una inspección visual breve cuanto antes.

1.3. Cuestionario a usuarios del edificio

Se recomienda contactar, más allá de los responsables, con los propios usuarios del edificio. Esta subfase proporciona una valiosísima información del grado de confort con el que se vive en el edificio y, sobretodo, los hábitos de consumo particulares.

1.4. Informe preliminar

Para finalizar esta primera parte, se recomienda emitir un informe preliminar que plasme, por un lado, las principales conclusiones sacadas en este inicio y, por otro, las próximas acciones a realizar durante la auditoría energética.

2. Medidas experimentales

Se empezará a realizar medidas experimentales en función de la información y resultados que se hayan obtenido anteriormente. Además, con el objetivo de cumplir con la normativa vigente en cada momento, se ejecutarán medidas para certificar.

3. Diagnóstico de la situación

A continuación se comienza con el cálculo necesario, en función a los valores cosechados anteriormente, para obtener los valores finales y, de este modo, comprobar si esos parámetros cumplen con la normativa o no. Imprescindible que, previo a este paso, se tengan en cuenta y se conozcan las normas al respecto.

4. Análisis para la mejora del comportamiento del edificio

Una vez los cálculos hayan arrojado unos resultados reales sobre el comportamiento y el consumo energético en el edificio, se trata de analizar la desviación que pueda existir entre esos datos obtenidos y los datos óptimos que debería haber. Es aquí donde surge, de manera exacta, la capacidad de ahorro energético que hay en ese emplazamiento.

5. Propuesta de mejoras

El siguiente paso antes de hacer la entrega del informe final de la auditoría energética pasa por la elaboración y cuantificación de un listado de propuestas a llevar a cabo. Estas propuestas deben reflejar el ahorro que implicaría su aplicación, en términos energéticos (kWh/año), económicos (€/año) y medioambientales (kgCO2/año).

Las acciones que desde la empresa auditadora se proponen serán muy distintas unas de otras, tanto por su naturaleza como por la inversión necesaria para realizarla. Mientras las más complejas suponen un coste extra a asumir por parte de la comunidad de vecinos o la empresa, otras son completamente gratuitas. Algunas propuestas que pueden surgir en esta fase son:

  • Reducción de la potencia de suministros en portales o alumbrado exterior
  • Revisar contratos referentes a grupos de incendios
  • Cambiar tarifa de la luz (discriminación horaria)
  • Instalaciones fotovoltaicas
  • Sustitución de equipos de iluminación por los más eficientes

6. Emisión del informe final

Por último, todos los análisis, cálculos, resultados y propuestas son recogidos en un informe que se entrega al cliente. Una vez el cliente tiene este informe, y tras conocer el estado actual de sus instalaciones y el consumo energético que en ellas se está dando, tiene la total libertad de aplicar, o no, las medidas que se proponen.

Vale, muy bien. Ya sabemos cuáles son los pasos que una empresa auditora da a la hora de elaborar un informe energético. Pero… ¿qué es lo que exactamente se mide en una auditoría energétca?

¿Qué se analiza en una auditoría energética?

Aunque a la hora de realizar una auditoría energética puedes ver que cada técnico analiza cosas diferentes, lo cierto es que existen ciertos puntos que un buen profesional no debe pasar por alto si realmente quiere encontrar oportunidades de ahorro que plasmar en su plan de acción. Desde EndeF recomendamos que, los puntos a analizar en una auditoría energética sean, como mínimo y siempre que sea posible:

ahorro energético

Consumos energéticos

A través de facturas energéticas de periodos anteriores y de los datos que la descarga de contadores arroja, se hace una comparativa entre los datos reales y lo que deberían ser los datos óptimos en un edificio como el analizado. A partir de esta comparativa ya se puede conocer aquel tipo de energía sobre el que habrá que realizar alguna acción de mejora.

Análisis de la red eléctrica

Además del contraste de la realidad que muestra la factura de la luz con el análisis de la red eléctrica, se ha de evaluar la energía reactiva que no se aprovecha para el consumo.

Envolvente

Cerramientos, puentes térmicos, huecos y todos los posibles escenarios por donde se pueden ocasionar pérdidas de energía han de ser analizados. Un mal aislamiento en paredes, vidrios o marcos pueden suponer un gran despilfarro de energía.

Iluminación

En muchas ocasiones, la iluminación en los edificios no es la óptima; se ha de proporcionar, con el menor consumo energético posible, una iluminación suficiente. Para ello, durante la auditoría, se hará inventario de todos los equipos lumínicos existentes de modo que se pueda conocer la potencia consumida y, así, analizar el nivel óptimo.

Climatización y ACS

Otro punto a tratar es el estudio de los equipos de generación existentes, así como los sistemas de distribución. Dependiendo del sistema utilizado, reducir la cantidad del suministro de la caldera puede suponer un enorme ahorro de energía para la comunidad de vecinos o empresa.

Equipos

Realización de un inventario que contemple todos los equipos utilizados tales como equipos eléctricos de climatización y ventilación, calderas, bombas,… para, posteriormente, comprobar que su rendimiento sea lo más óptimo posible. Para asegurar esto, desde EndeF (y desde la lógica), recomendamos que el mantenimiento de estos equipos sea periódico y que, en caso de ser necesario, se sustituya conforme vayan quedando obsoletos.

Control y gestión

De igual manera, todos los equipos que se utilicen para controlar y gestionar el uso de la energía han de ser revisados para comprobar que, efectivamente, están trabajando y midiendo como se debe. Para conseguir el máximo ahorro, es de vital importancia apoyarse en la informatización y monitorización de los consumos.

Pero… ¿Es fiable esto de las auditorías energéticas?

monitorizacion energetica

Así es, querido lector. Una auditoría energética es algo recomendable y fiable. 

Como todo en esta vida, siempre habrá alguien mejor y alguien peor, alguien que sacará todo el jugo a la auditoría y alguien que se conformará con unas solas gotas. Es por ello por lo que, una vez más, recomendamos encarecidamente escoger siempre a aquel auditor que muestre su versión más profesional y trabajos contrastados.

En el caso de EndeF, para garantizar siempre la mayor transparencia a nuestros clientes, ofrecemos como complemento a la auditoría energética la instalación de un sistema de monitorización que permita mostrar los datos que en el propio informe de auditoría se muestran. Este sistema de monitorización puede ser instalado, a elección del cliente, en aquellos lugares donde se esté dando cualquier tipo de consumo energético: electricidad, calor, gas,…

El sistema de monitorización desarrollado en EndeF, sobre el cual ya hablamos en otra entrada del blog titulada «Control de energía con software libre», busca ofrecer el mayor respaldo a, no sólo el representante de la comunidad, si no a todos los vecinos; podrán consultar cuando quieran, y de manera simultánea,  los consumos reales que su edificio está teniendo además de otra información como, por ejemplo, el ahorro económico generado. Así, sin trampa ni cartón.

Desde EndeF queremos hacer que todas las comunidades de vecinos y empresas del país ahorren energía y, por lo tanto, dinero. Y, sin duda alguna, llevar a cabo una auditoría energética es un primer paso muy sencillo, económico y con la capacidad de orientar perfectamente a la hora de tomar los pasos necesarios en busca del cuidado del medioambiente y del bolsillo. Tenemos experiencia y sabemos de lo que hablamos.

Caso real: Cooperativa Mirador Venecia en Zaragoza. Comunidad de vecinos que, tras someterse a una auditoría energética y apoyarse en nuestro sistema de monitorización, optaron por realizar una instalación fotovoltaica en su azotea. Haz click aquí y descubre su caso.

En EndeF te ayudamos, ¿a qué estás esperando?

Por |2018-10-24T17:43:51+00:00octubre 24th, 2018|Blog|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario